El mundo occidental se ha podido beneficiar de una de las terapias orientales más trascendentales, el YOGA, para beneficio del Ser Humano. Del año 2000 hacia acá, y en los últimos 15 años, occidente ha abierto las puertas a ver el yoga como una alternativa de felicidad, salud, crecimiento personal y bienestar. El arraigo ha sido tan grande que hasta los mismos médicos lo recomiendan. Se ha convertido en una práctica real, más allá de lo místico y religioso. Una de las grandes ventajas del yoga en occidente es que hay de todo para todos. La persona que desea explorar el campo de la meditación lo puede hacer; también hay para el que quiere practicar el yoga como práctica espiritual, al igual que el que desea combinarlo todo, lo físico, mental y espiritual. Desde INSTITUTO BÁLLOR entendemos el YOGA como una práctica combinada de desarrollo físico, mental y espiritual, y por ello desarrollamos los siguientes parámetros:


¿De qué hablamos cuando hablamos de yoga?

El yoga comúnmente se define como un sistema o una tradición de la India que se utiliza para equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu. Es una ciencia antigua que ha evolucionado pero que guarda el objetivo general de encontrar bienestar, salud, plenitud, desarrollo de la conciencia, crecimiento y evolución personal.


Yoga

¿Qué quiere decir "yoga"?

Una definición epistemológica del yoga del original juk, nos indica que la palabra original quiere decir “unión” de nuestro ser físico y mental, con nuestro ser espiritual. Sin embargo, ha sido definido en textos sagrados también como “fijar la atención en un punto”, es decir que su definición primordial puede estar relacionada con la práctica meditativa. Una tercera interpretación es la relación con la palabra yugo, que puede estar relacionada con el concepto de disciplina espiritual y práctica.


El yoga es espiritual

Aunque tenga tantos beneficios en todos los aspectos de la vida, el propósito del yoga en sus inicios y en su esencia aún hoy es reunificar el verdadero ser, que es el espíritu, con el absoluto.

De acuerdo con la filosofía yóguica, la ignorancia nos separa de nuestro verdadero ser, que es la unión con esta consciencia y a medida que el espíritu evoluciona, estamos más cerca de conocer la realidad del mundo y de la felicidad.


Los cuatro caminos del yoga clásico

El yoga tradicional que se enseña en algunas escuelas antiguas abarca otros caminos, todos dirigidos hacia el crecimiento espiritual y la iluminación. Raja Yoga, es el que más se conoce en la actualidad, y que se relaciona con el control de la mente y el cuerpo a través de la meditación, la respiración y el trabajo físico. Algunos incluyen dentro de este grupo el difundido Hatha Yoga, es decir el yoga de las posturas. También existe el Karma Yoga, que es el yoga de la acción, a través del cual se realiza trabajo desinteresado, y se supera el ego. El Bhakti Yoga es atractivo para personas devocionales y místicas, pues es el camino del amor e incluye los rituales, las ceremonias y los cantos. Finalmente, está el camino del conocimiento, o de la sabiduría, el Jnana Yoga que es el estudio intelectual de los textos.


Los ocho elementos del yoga

En el libro “Los yogasutra de Patanjali” se describen los ocho elementos que constituyen el yoga: yamas, niyamas, asanas, pranayama, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. Estos son sus nombres en sánscrito, vamos a ver su significado en español:

Yoga
1.Yamas (restricciones)

Son restricciones o hábitos que debemos evitar. En el aforismo 2.30 del libro se puede leer: “Las restricciones son la no-violencia , la sinceridad, la honestidad, la castidad y la no-aceptación.”

1. Ahimsa (no-violencia)

No ejercer violencia de pensamiento, palabra o acción hacia ti mismo o hacia los demás. Esto es muy amplio y abarca desde evitar el diálogo interno negativo a evitar el chismorreo o incluso no ingerir alimentos que provengan de animales que hayan sufrido violencia.

2. Satya (sinceridad)

No mentir, no fingir ser algo que no somos o contar hechos falsos para obtener algún beneficio.

3. Asteya (honestidad)

No robar y no tomar nada que no nos pertenezca. Por ejemplo, no adjudicarnos el mérito por el trabajo que hayan hecho otros o evitar poseer cosas que para conseguirlas haya que perjudicar a otros.

4. brahmacarya (castidad)

No malgastar la energía sexual.

5. Aparigraha (no apego)

No aferrarnos a cosas y volvernos dependientes de ellas, sean cosas físicas, personas o pensamientos. Cualquier cosa puede ser una fuente de sufrimiento si nos apegamos de tal forma a ella que no creamos que podamos vivir sin ella.


2. Niyamas (prescripciones)

Hábitos que debemos practicar. En el aforismo 2.32 dice: “Las prescripciones son: La higiene, el contento, la actitud ascética, el estudio y la meditación continuada en el Señor.”

1. Sauca (pureza)

Se refiere a la higiene y la pureza, mantener limpio el cuerpo, nuestro entorno y tener pureza mental, evitar ensuciar nuestra mente llenándola de contenido perjudicial, evitar ver películas con violencia o programas televisivos donde la gente discute a gritos y faltándose al respeto.

2. Santosha (contento)

Practicar el hábito de sentirnos agradecidos y satisfechos en todo momento, independientemente de nuestro entorno o las circunstancias. Siempre hay algo por lo que sentirnos agradecidos.

3. Tapas (disciplina)

Es importante a la hora de adquirir hábitos que tengamos una disciplina en su justa medida. Si un día meditas una hora y luego pasan semanas sin que dediques un minuto a la meditación, de poco servirá. Es mejor hacer cinco minutos al día pero que sean constantes y formen parte de una rutina. Evitar dejarnos llevar por la pereza o la desidia.

4. Svadhyaya (autoconocimiento)

Adoptar la costumbre de observarnos a nosotros mismos y conocernos. Esto se puede hacer observando nuestros pensamientos a lo largo del día, cuáles de ellos son recurrentes, y qué creencias tenemos y cómo las justificamos. También podemos fijarnos en cómo reaccionamos a las cosas que nos suceden y entender porqué lo hacemos de una determinada forma y no de otra o qué tipo de cosas causan ciertas reacciones en nosotros. En definitiva, aprender cómo funciona nuestra propia mente y entender quiénes somos.

5. Isvara pranidhana (meditation continuada en el Señor)

Meditar y tener la atención puesta en lo que tú consideres que es la fuerza creadora, ya sea la naturaleza, una deidad que signifique algo para tí, puede ser la energía creadora del universo, Jesús, Buda, etc. Se puede resumir en pensar en la fuente de origen de la que provienes y tenerla presente en tu día a día, recitarle mantras o hacerle ofrendas o bien, hacer buenas acciones dedicadas a ella. Por ejemplo, puedes preparar una comida y mientras la preparas dar gracias a la naturaleza por proveerte de esta rica abundancia.


3. Asanas (posturas)

Practicar una serie de posturas físicas teniendo en cuenta la respiración y la atención de la mente en el momento presente.


4. Pranayama (control de la respiración)

Son técnicas de retención de la respiración que ayudan a canalizar energía y a obtener distintos efectos en la mente y el organismo en general. Pueden servir para relajar la mente, para equilibrar los dos hemisferios, para calentar el cuerpo antes de empezar la práctica de las asanas, entre otras opciones.


5. Pratyahara (retirada de los sentidos)

Normalmente tenemos puestos los sentidos hacia el exterior para recabar información de la realidad que nos rodea y reaccionamos a ella dependiendo de lo que sentimos e interpretamos. En esta fase del yoga se intenta volver los sentidos hacia el interior. Podemos ir entrenando la habilidad de poder desconectar del entorno hasta poder estar en una habitación meditando tranquilamente, a pesar de que se oigan múltiples ruidos.


6. Dharana (concentración)

Una vez que estamos en calma y nos retiramos del exterior podemos empezar en concentrar la mente en un objeto, así evitamos la dispersión mental. Puedes observar una vela, fijarte en tu respiración y en cómo entra y sale el aire por tus fosas nasales, sirve cualquier cosa que te mantenga la mente localizada en un punto.


7. Dhyana (meditación)

Una vez que hemos conseguido tener nuestra mente quieta y concentrada en un punto, es posible alcanzar la meditación, que es la persistencia en este estado de concentración de la mente, sin que aparezcan otras distracciones como juicios u otras actividades mentales, tan sólo estamos concentrados en el objeto de atención.


8. Samadhi (contemplación)

Se alcanza si se consigue que la mente refleje sólo el objeto percibido, cómo si la mente se hubiera vaciado de ella misma. Se consigue ver el objeto en su pureza, sin distinguir entre objeto y observador, interior o exterior.

Y hasta aquí los 8 elementos del yoga según Patanjali, de los cuales solo me queda añadir que parece que el autor ha ordenado estos elementos de lo más material y fácil (escoger que comemos, que leer, como actuar en la vida) hasta lo más difícil y sutil como es conseguir el estado de contemplación (samadhi).


Las posturas de yoga (asanas)
Yoga

Las asanas son la base del Hatha Yoga. Asanas son posturas que deben ser cómodas y estables, por lo que se conquista una postura cuando se llega a ella sin dificultad y cuando son fáciles de mantener. Las posturas tienen un propósito medicinal, pues sanan y mantienen en un óptimo funcionamiento los órganos internos y el metabolismo, y además fortalecen el cuerpo, lo hacen más esbelto, flexible y sano. Son una manera de trabajar el cuerpo físico para llegar a la mente y al espíritu. Las asanas son el método más conocido del yoga.


La respiración (pranayama)

Pranayama quiere decir "control del prana" en sánscrito y es la ciencia yóguica de la respiración para elevar y dirigir la energía vital (prana) en nuestros cuerpos sutiles y nuestro ser físico. Con una adecuada respiración, nuestras células se oxigenan, eliminamos desechos, y nos llenamos de energía. Además, la respiración está conectada con la mente: cuando controlamos la respiración, también la mente se aquieta. La respiración es central en el yoga, y mucho más en algunas técnicas como en el kriya.


La meditación

La meditación tiene tantas técnicas como el Hatha Yoga. Hay algunas que utilizan mantras (sonidos u oraciones que se repiten para calmar la mente), otras utilizan objetos de atención, otras se centran en la respiración. El principal objetivo de la meditación es la disolución del ego y que se viva sólo el instante presente. Esto se hace principalmente a través de la reducción, supresión o la no identificación de la actividad mental, pues la mente es el principal obstáculo que nos impide regresar a esta conexión con el absoluto, que es nuestra verdadera naturaleza.

Yoga

Yoga
Chakras
Definición

La palabra “chakra” significa “rueda” en sánscrito. Los chakras se encuentran girando los discos de energía y se conectan a nuestra columna vertebral y al sistema nervioso central. Los chakras son una comunicación directa con la red neuronal humana, que giran en sentido del reloj, en la misma dirección que giran los brazos espirales de la galaxia. Cada chakra tiene una frecuencia única que percibimos como uno de los siete colores del arco iris


Los 7 Chakras
  1. Chakra de la raíz (Muladhara): este chakra se encuentra en la base de la columna vertebral, entre la zona del ano y los genitales. Su color es el Rojo. Su elemento la Tierra. Es el Chakra de la supervivencia, de la estabilidad, nos da capacidad para defendernos, buen juicio y autoestima. Si no está bien regulado puede producir depresión, falta de confianza en uno mismo, asumir riesgos, adicciones y decepción por la vida. Mineral: Jaspe Rojo. Su Mantra es LAM.
  2. Chakra sacro (Swadhisthana): ubicado al lado del ombligo. Su color es el Naranja. Su elemento el Agua. Es el Chakra de la creatividad, de la capacidad para generar nuevas ideas, de la sensualidad, de la sexualidad. Si no está bien regulado puede producir rigidez, falta de deseo y satisfacción sexual, miedo al tacto y a la intimidad, abandono de uno mismo. Su mineral: Cornalina. Su mantra es VAN.
  3. Chakra del plexo solar (Manipura): ubicado en la parte inferior de las costillas. Su color es el Amarillo. Su elmento el Fuego. Es el Chakra del Poder personal, de la prosperidad, voluntad, dinamismo, responsabilidad. Si no está bien regulado puede producir fatiga, falta de ambición, ira, resentimiento. Su mineral: Jaspe Amarillo. Su Mantra es RAM.
  4. Chakra del corazón (Anahata): ubicado en el centro del pecho, al nivel del corazón. Su color es el Verde. Su elemento Aire. Es el Chakra de la capacidad de amar y ser amado, empatía, compasión, aceptación, perdón. Si no está bien regulado puede producir soledad, relaciones difíciles, conducta pasivo-agresiva, pesimismo. Su mineral: Aventurina Verde. Su Mantra: YAM.
  5. Chakra de la garganta (Vishuddha): se encuentra ubicado justamente en la garganta. Su color es el Azul. Su elemento el Sonido. Es el Chakra de la capacidad de expresión, capacidad de escuchar, integridad, ingenio y humor, es el motor de la creatividad. Si no está bien regulado puede producir falta de capacidad de comunicación, mentir, creatividad bloqueada. Su mineral: Sodalita. Su Mantra: HAM
  6. Chakra del tercer ojo (Ajna): ubicado en el centro de la frente. Su color es el Índigo. Su elemento la Luz. Es el Chakra de la inspiración, intuición, inteligencia, visión, perspicacia, sabiduría. Si no está bien regulado puede producir falta de claridad, problemas de aprendizaje. Su mineral: Amatista. Su Mantra: OM
  7. Chakra Corona (Sahasrara): se encuentra en la parte superior de la cabeza. Su color es Violeta. Su elemento es el Espíritu. Es el Chakra de la espiritualidad, de la Fe, de la Dicha, de la Iluminación. Si no está bien regulado puede producir falta de Fe, escepticismo espiritual. Su mineral: Cuarzo de Cristal. Su mantra: SILENCIO.

Filosofía del Yoga

De acuerdo con esta tradición relacionada con el hinduismo vivimos en una realidad ilusoria, llamada Maya, y nos identificamos con el ego (el “yo”, nuestra mente, nuestra individualidad y el cuerpo que tenemos como vehículos para actuar y vivir en el mundo), que es la causa del sufrimiento y desasosiego. El yoga nos lleva a experimentar la ruptura con esa realidad falsa y a comprender que todo es Brahman: la conciencia pura, o Dios. Esto es lo que se conoce como la iluminación, que no es otra cosa que volver a unirnos con nuestra esencia.