Reiki

“Reiki es tu energía vital, la fuerza que empuja al cambio, la valentía de elegir, el mundo nuevo que se abre ante ti”
Phyllis Furumoto


Reiki es un nombre japones formado por dos sílabas: Rei: fuerza universal de la que surge la vida, lo que está por detrás de todo lo que se ve, el Espíritu creador. Ki: la energía, la fuerza vital tal como se manifiesta en nuestro cuerpo físico.

Reiki es la canalización y transmisión de esta energía mediante la imposición de manos.

Sea cual sea el nombre que se le dé, esta fuente de vida contine los recursos y las cualidades capaces de restaurar el equilibrio en tu vida física y psíquica.

Reiki

Aunque cada ser humano desarrolla una percepción propia de la energía, se reconocen varias cualidades que son comunes a todos:

  • – Reiki es una inteligencia que organiza los ciclos de la vida. La vida tiene su propio ritmo y cuando tienes la posibilidad de conversar con la fuente a través del desarrollo de tu conciencia y de tu corazón llegas a un sentimiento de confianza, en la vida que te proporciona paz y seguridad.
  • – Reiki es amor, el amor verdadero, el que protege y da valentía para vivir. Jesús dijo: “Dios es amor”. Dios y amor son sinónimos, son la esencia misma de la vida. El amor es la única cosa en la vida que tiene consistencia, todo lo demás es ilusión. Amor es que hayas comprendido que no estás separado de la existencia. El amor te armoniza y cuando estás en armonía, la existencia en su conjunto está en armonía contigo.
  • – Reiki es luz, es la fuerza que hace surgir todas las cosas de la sombra y del sueño para que despierten a la conciencia de sí mismas.
  • – Reiki no es el ego, está más alla del ego y de la voluntad individual, te ayuda a ir con la corriente de la vida, a desprenderte del miedo y de la resistencia que nos enferma.
  • – Reiki es sanación, es un sistema natural de curación, una herramienta accesible a cualquier persona.

¿CÓMO CURA EL REIKI? SU EFECTO EN LOS PLANOS FÍSICO Y PSÍQUICO

Tu existencia tiene un sentido y una causalidad, igual que cualquier otra existencia. No estamos separados del resto y no podemos estarlo, estamos hechos de lo mismo. Eres una gota de agua en el océano, de la misma naturaleza que el propio océano. Como cada gota de agua que eres, puedes tener conciencia del océano, pero también puedes no tenerla. Puedes sentirte perdido y abandonado en este universo inmenso y hostil, o sentir que estás en tu propia casa, que la existencia te lleva y cada día es un descubrimiento.

Lo que el Reiki te dice y como él, numerosos caminos espirituales y corrientes de desarrollo personal, es que un individuo que aprende a mantenerse a flote artísticamente sobre la superficie de este océano se encuentra claramente mejor que quien lucha contra corriente y se empeña en querer llevar la barca completamente solo contra viento y marea. Sin embargo esto implica tener grandes dosis de amor, y también de humor, no se trata de ser buenos, se trata de ser listos, de tener un nivel elevado de conciencia; este nivel de conciencia te lleva a fundirte en la inmensidad del océano, a la vez que conservas tu naturaleza específica. Parece que cada uno es responsable de mantener este equilibrio y cuando te falta, en respuesta a los miedos, a las necesidades y los deseos insatisfechos, a las ilusiones, al estrés, tu voluntad personal se cristaliza para asegurarse que puedes sobrevivir, lo cual produce una contracción de todo el cuerpo físico. Tu cuerpo energético se comprime para formar un escudo de protección y tu conciencia se centra en una porción limitada de la realidad. Pierdes claridad, tu corazón pierde confianza y tu cuerpo renueva sus energías con mayor lentitud. Si se mantiene esta resistencia, la situación se va agravando hasta provocarte enfermedades. Una cura Reiki permite restaurar la comunicación entre el individuo y el todo. Cuando una persona preparada para servir de canal de unión con el todo mediante una iniciación Reiki coloca las manos sobre el cuerpo de la otra persona, la unión se vuelve a establecer. La energía vuelve a circular y la información que procede del todo puede volcarse de nuevo sobre la parte. El organismo del paciente absorbe por las manos del terapeuta la cantidad y la calidad de energía que necesita para curarse.

En una sesión se Reiki las personas tratadas suelen experimentar una gran relajación. La conciencia despierta a una claridad mucho mayor; la negatividad deja sitio a una forma positiva de ver las situaciones. Esto hace que se pueda esperar una sensible mejoría en casos de estados depresivos provocados por el estrés, la muerte de un ser querido, un cambio de situación o problemas de personalidad. Por lo general un tratamiento Reiki restaura y estimula las funciones del sistema inmunológico, los dolores desaparecen o se alivian mucho, las recuperaciones son muy rápidas, el cuerpo libera toxinas, se purifica y se regenera, reavivando la voluntad y la valentía de vivir y de volver a empezar. Ayuda a dominar mejor las enfermedades graves e incluso a curarlas en algunos casos. También actúa de forma preventiva.

LOS CINCO PRINCIPIOS REIKI

En el origen de cualquier enfermedad encontramos una actitud mental negativa; una actitud negativa es sinónima de resistencia y esto te desarraiga del todo, te hace derrochar inútilmente tus energías vitales. Una actitud positiva significa no resistir, no significa intentar ver bonito lo que no te gusta, sólo significa rendirte a lo que es, ir con la corriente, “decir si”, lo que engendra una buena salud, las aptitudes necesarias para hacer frente a los desafíos de la vida y muchos beneficios más. Mikao Usui quiso dejarnos cinco principios que nos sirvieran de guía, como base de un saber vivir:

– Solo por ahora no te enfades

Simplemente prueba a no malgastar tu energía solo ahora. Detrás de tu enfado encontrarás siempre el mismo mecanismo: “esto no sucede como yo quiero”. Uno quiere que las cosas ocurran como uno piensa que es mejor para todos en detrimento de la opinión o los intereses de varias personas o del todo. Se trata de la voluntad del ego que se niega a ver la realidad en su conjunto. Las enfermedades que genera el enfado son entre otras: infecciones, trastornos cardiacos, úlceras, etc.

– Solo por ahora no te preocupes

Preocuparse es lo mismo que negar el aquí y el ahora, lo único real. Es estar en el futuro o en el pasado, o sea en ningún sitio. Sólo si estás en tu presente (fíjate en la palabra presente que significa regalo) puedes reconducir la situación.

– Solo por ahora respeta a los seres vivientes

Respetar significa dar espacio para que cada ser vivo se exprese y sea como quiera ser, sin prejuicios de ninguna clase. Esto parece muy simple y casi todo el mundo está de acuerdo pero nuestra mente se empeña en estar siempre dando opiniones acerca de lo bueno y de lo malo, de los justo y de lo injusto, de lo feo y de lo bonito...
Cada ser vivo necesita descubrirse y para eso necesita “ser”. Acumulamos resentimientos porque no nos permitimos muchas cosas ni tampoco se las permitimos a los otros. Las enfermedades que genera la falta de respeto son entre otras: falta de autoestima, enfermedades renales, paranoias, etc.

– Solo por ahora gánate la vida honradamente

El término “honradamente” depende de cada uno; pero lo que aquí es esencial es que seamos honrados con nosotros mismos. El ser humano necesita saber que aporta algo al conjunto para sentirse pleno, para que su vida tenga sentido. Necesitamos aportar una cualidad al mundo, cada uno la nuestra, única e irrepetible. Si quieres una pista sobre que cosa es la tuya, fijate en algo que te encanta hacer, algo que nadie como tú hace, algo que quizá no te atrevés a llevar a cabo porque piensas que no te dejaría dinero, que no es el momento, que las personas de tu entorno te dirían que estás loco, etc. Sin embargo es vital para todos que lo descubras, para eso viniste, eso es lo que eres y sin ti es peor para todos.

Enfermedades que genera la falta de honradez; aquí estarían las derivadas de cualquier dependencia adquirida; como no hagas lo que te gusta, cualquier adicción vale para desahogar la tensión; para desconectar del ruido: tabaco, alcohol, sexo, comida, en definitiva, cualquier exceso.

– Solo por ahora agradece todos los dones de la vida

Detrás de las cosas más bellas, como detrás de las cosas más feas, encontraremos siempre algo común: la vida. Aquí y ahora está todo lo que necesitas para crecer y compartir.

Enfermedades que genera no estar en paz con la vida: represión, pérdida de valores, cáncer, sida.

UNA SESIÓN TERAPÉUTICA

Las sesiones de Reiki duran unos 45 minutos. El emisor de energía (también llamando canal) transmitirá su energía vital al receptor, para hacer que la energía vital fluya otra vez. El receptor debe tumbarse, vestido y con los pies descalzos. La sesión se suele ambientar con música relajante y aromaterapia.

El maestro de Reiki situa las manos sobre diferentes partes del cuerpo, los puntos energéticos conectados con los chakras. Algunos practicantes tocan con ellas, otros sólo las acercan. Los puntos energéticos son la coronilla, el cuello, los ojos y la frente, el pecho, el estómago, las lumbares, los hombros, las piernas, pies y tobillos.

Reiki
Reiki

RECONOCIMIENTO TERAPÉUTICO

Reiki es una práctica terapéutica complementaria reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1995, ya que NO trata de reemplazar a los tratamientos convencionales, sino de complementarlos para minimizar los efectos secundarios que puedan presentarse, así como las situaciones emocionales, mentales y espirituales provocadas por la misma enfermedad o su diagnóstico.

Está definida por el NCCAM (Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de EE.UU.) como Terapia Energética, y más concretamente como una terapia del biocampo, ya que se concentra en la interactuación de los distintos niveles de energía del cuerpo.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, de España, en su documento/informe de análisis de la situación de las terapias naturales, dice al respecto: “es un método de transferencia de energía para facilitar el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas, reequilibrando a todos los niveles. Es una aproximación a la autocuración natural. Utiliza el concepto de energía vital universal (Reiki) que, adecuadamente dirigida por un profesional, ya sea a distancia o colocando sus manos sobre una persona o cerca de ésta, tiene como objetivo mejorar el espíritu y, en consecuencia, el cuerpo. Las manos del terapeuta pueden transmitir energía vital al paciente con el fin de tratar problemas mentales y emocionales, así como paliar o eliminar síntomas, molestias y curar enfermedades agudas o crónicas.”
Otra clasificación la encuadra dentro de las terapias de toque, así denominadas porque se cree que se toca el campo de energía, efecto que ocurre por la aplicación de energía para restaurar, activar y equilibrar los trastornos de los campos de energía mediante técnicas manuales o no.

También se ha englobado dentro de la Medicina Integrativa (MI), que se ocupa del cuerpo, la mente y el espíritu de la persona de forma holística (total e integral), animándola a colaborar en su tratamiento y fortaleciendo su capacidad de curación/autocuración, mediante la combinación entre la Medicina Convencional y la Medicina Tradicional Alternativa y Complementaria (MTAC).

Reiki
Reiki